Preocupación de los salvadoreños que viven en Iowa  ante la cancelación de TPS
Photo Credit To The Des Moines Register
Preocupación de los salvadoreños que viven en Iowa  ante la cancelación de TPS

Preocupación de los salvadoreños que viven en Iowa ante la cancelación de TPS

María Varahona se enfrenta a un futuro incierto después de que la administración Trump anunció el lunes que planea poner fin al estatus de inmigración legal temporal para 200,000 salvadoreños que han estado viviendo en los EE. UU. Durante casi dos décadas.

Publicidad Pagada

La mujer de 37 años vive en Iowa desde 1999. Ella crió tres hijos aquí y comenzó dos negocios en Des Moines: el restaurante El Buen Sabor y la tienda de abarrotes adyacente La Centroamericana.

“Estoy más preocupado por mis hijos. Se verán más afectados por esto”, dijo Varahona el miércoles en su restaurante en el lado este de la ciudad. “Mi esposo me dice que no me preocupe. Va a estar bien. Pero van a ir a un país que no conocen”.

Los salvadoreños que tienen un estatus de protección temporal (TPS) deben regresar a su tierra natal en septiembre de 2019 o convertirse en inmigrantes indocumentados si permanecen en los EE. UU. Sin protección legal.

Se estima que hay 7.000 salvadoreños viviendo en Iowa, según un informe de 2017 del Iowa State Data Center.

La mayoría de los clientes dedicados de Varahona son salvadoreños.

“Si encontramos una forma de permanecer legalmente, ¿de qué nos servirá? Todos nuestros clientes se habrán ido”, dijo.

La administración de Trump ha terminado el TPS para cuatro países: El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán. Diez naciones estaban en el programa cuando el presidente asumió el cargo hace un año.

A los salvadoreños se les otorgó por primera vez TPS en el 2001 luego de que un par de terremotos devastadores mataron a casi 1,000 personas y destruyeron más de 100,000 casas en el país centroamericano.

Nunca fue un programa permanente que llevaría a la residencia o la ciudadanía de Estados Unidos. Pero los presidentes George W. Bush y Barack Obama extendieron la protección de TPS a los salvadoreños aproximadamente cada 18 meses.

Sus administraciones dijeron que el país no se había recuperado por completo de los terremotos y que la violencia de los cárteles de la droga era feroz y que hacía imposible que tanta gente regresara a la nación inestable.

El Salvador es el país más pequeño y más densamente poblado de América Central. Según la Agencia Central de Inteligencia, padece una de las tasas de homicidios más altas del mundo y las bandas criminales más generalizadas.

Con una población de 6.1 millones, cerró 2015 con 6,656 homicidios, según el diario salvadoreño El Heraldo. Luego de una reciente ofensiva militar contra el crimen, ese número cayó a 3.610 en 2017, informó el periódico.

El secretario de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen concluyó que El Salvador ha reconstruido y recuperado lo suficiente, por lo que la declaración de emergencia ya no es necesaria.

“La interrupción sustancial de las condiciones de vida causadas por el terremoto” ya no existe, dijo Homeland Security en un comunicado.

La Embajada de El Salvador en Washington, D.C., estima que el 97 por ciento de los salvadoreños en TPS mayores de 24 años están empleados y pagando impuestos, y más de la mitad son propietarios de sus propios hogares. Tienen tarjetas de Seguro Social y pagan alrededor de $ 495 por permisos de trabajo y huellas dactilares para renovar su estado.

“Creo que la gente echa de menos el hecho de que no es alguien que viene de El Salvador, califica para TPS y va directamente a la línea de asistencia del gobierno”, dijo Pablo Ortega, director del programa de estudiantes de inglés en las Escuelas Públicas de Des Moines. . “Tienen que ser ciudadanos productivos en nuestro país”.

Francisco Rodríguez, de 46 años, salió de su casa cerca del pueblo costero de Cangrejera en El Salvador para mudarse a los Estados Unidos. Tiene un trabajo cortando espuma usada en la construcción en una planta en Des Moines y una hipoteca de la casa.

Dijo que no sabe lo que hará si es deportado.

“Estaba acostumbrado a vivir allí, pero mi ciudad ha crecido y no me conocen”, dijo. “Toda mi familia está en los Estados Unidos”.

Hay 236 estudiantes nacidos en El Salvador matriculados en las Escuelas Públicas de Des Moines, aunque no está claro cuántos tienen estatus de protección temporal, según Phil Roeder, director de comunicaciones del distrito.

Los salvadoreños en TPS también han dado a luz a 192,000 niños, todos ciudadanos de EE. UU., Según un informe del Centro de Estudios de Migración.

Los tres hijos de Rodríguez asisten a las escuelas de Des Moines. Su hijo de 6 años sufre problemas de aprendizaje.

Dijo que sus hijos no obtendrían la misma educación de calidad en su país de origen. Y, dijo, las pandillas salvadoreñas se dirigen a los niños de la escuela para el reclutamiento.

“No puedo subestimar la cantidad de terror abyecto que pasa por las mentes de los salvadoreños en este momento”, dijo Ann Naffier, abogada de inmigración en la clínica legal gratuita llamada Justicia para nuestros vecinos en Des Moines.

Aquellos con TPS tienen pocas opciones legales para permanecer en los Estados Unidos que no sea casarse con un ciudadano, dijo Naffier.

Pero la mayoría de las personas que reciben protección TPS ya estaban en los EE. UU. Ilegalmente. Y si no está documentado por más de un año, debe regresar a su país de origen por un período de 10 años antes de poder convertirse en residente permanente, dijo.

“Muchos me dicen que ahora es peor en El Salvador que durante las guerras civiles” en los años 80 y 90, dijo Naffier. Las pandillas criminales poseen vecindarios y cobran tarifas de negocios; atacan a miembros del público, secuestran a niños y abusan sexualmente de niñas como parte de los derechos de iniciación pandillera, dijo ella.

Impresión Sin Límites – 615 E 14th St a lado de McDonald’s

“Estas no son las razones por las que se dio el TPS, pero son muy buenas razones por las que es muy peligroso ser deportado a El Salvador”, dijo Naffier.

La administración de Trump ha estado eliminando progresivamente el estatus de protección temporal otorgado a 437,000 personas de 10 países que han sufrido conflictos armados, terremotos y otros desastres naturales, según el Servicio de Investigación del Congreso.

Es probable que sea una de las órdenes de deportación más grandes en la historia reciente de los EE. UU., Dijo Naffier.

En noviembre, Homeland Security anunció que pondría fin al TPS para aproximadamente 59,000 haitianos que viven legalmente en los EE. UU. Desde que un poderoso terremoto en 2010 diezmó el país. Deben regresar a casa en julio de 2019.

El departamento también eliminó el estatus de TPS para 5,300 nicaragüenses que se otorgó por primera vez en 1999 luego de la destrucción que dejó el huracán Mitch. Deben partir en enero de 2019.

Y mientras el departamento extendió el TPS para 86,000 hondureños afectados por Mitch por seis meses más, la administración indicó que finalmente podrían ser eliminados del programa.

Varahona dijo que ella y su familia lucharán para quedarse. Su esposo, que también tiene TPS, está en el proceso de solicitar la residencia permanente de los EE. UU., Dijo ella.

“Todo estará bien. Puede que no tenga la opción de quedarme en este país, pero la vida continúa”, dijo Varahona.

– El reportero de USA Today Alan Gomez contribuyó a este informe.

La Ley

Post source : MacKenzie Elmer, melmer@dmreg.com

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Arriaga