Madre e hija acusadas de matar a Marlen
Madre e hija acusadas de matar a Marlen

Madre e hija acusadas de matar a Marlen

“Lo único que pido es justicia para mi hija”, dijo su madre Raquel Urióstegui.

La Policía presentó cargos el jueves contra tres de las cuatro personas detenidas inicialmente, Clarissa Figueroa de 46 años, y su hija Desiree de 24, fueron acusadas, entre otros cargos, de asesinato en primer grado. El novio de la mujer mayor, Piotr Bobak, de 40, fue acusado de ocultar un homicidio.

La Policía dijo que la joven Figueroa confesó haber ayudado a su madre a estrangular y sacar al bebé del vientre de Ochoa-Urióstegui.

El cuerpo de la joven desaparecida el 23 de abril, fue encontrado el miércoles, horas después de que los sospechosos fueron detenidos en la mencionada residencia.

La muerte fue calificada por el médico forense como un homicidio.

ALTA CALIDAD EN TODO EN IMPRENTA. LLAMANOS AL 515.346.5163

Ochoa-Urióstegui, residente en la cuadra 6000 S. Honore St., tenía nueve meses de embarazo cuando desapareció.

La familia de la adolescente dice que la Policía les dijo que el bebé nació poco después de la desaparición. Se encuentra en soporte vital en el Advocate Christ Medical Center en Oak Lawn; no tiene actividad cerebral.

La familia dijo que el ADN del bebé coincide con el de la madre fallecida.

Ochoa-Urióstegui y su esposo tienen un hijo de 3 años. Ella fue vista por última vez al salir de Latino Youth High School en Pilsen, iba a recoger a su hijo a la guardería Teddy Bear Day Care en la 51st St y Pulaski Rd., pero nunca llegó, según la Policía.

Con nueve meses de embarazo, Ochoa-Urióstegui se dirigió a la casa de la mujer que conoció a través de Facebook y que le ofreció una carreola doble y quizás algo de ropa para el bebé. Una vez dentro, la Policía dice que la joven fue estrangulada y que su bebé fue sacado de su vientre.

Pero el recién nacido tenía problemas para respirar y la mujer que había atraído a Ochoa-Urióstegui a su casa hizo una llamada frenética al 911, dijo que el bebé estaba “pálido y azul”. Al llegar los paramédicos lo trasladaron al hospital.

Tras semanas de angustia, “ahora me siento tranquilo. Encontré a mi esposa. No la encontré como yo quería, viva y a mi lado”, mencionó su esposo, Yovani López, el jueves.

“Ella no se lo merecía”, agregó López de 20 años. “Agradezco a todos los que ayudaron a encontrarla…”.

Frente a la morgue, el esposo juró buscar justicia para ella.

“¿Por qué esta gente mala hizo esto? Ella no les hizo nada. Ella es una buena persona”, dijo entre lágrimas.

La familia prefiere no comentar sobre las personas que están bajo custodia de las autoridades en relación a la muerte de la joven.

“Tenemos miedo, no sabemos quienes son”, mencionó Arnulfo Ochoa, el padre de la fallecida.

“Tengo la tranquilidad de que la encontré”, dijo la madre de la fallecida “ahora la podremos sepultar para que descanse en paz. Ella ya está con Dios. Era un angel, Dios la llamó”

Raquel Urióstegui, también pidió ayuda para conseguir visas humanitarias para los abuelos de su hija.

“Mi hija nació en México, llegó de 2 años (a Estados Unidos), su sueño era conocer a sus abuelos. Quiero darle su último deseo, quiero pedir ayuda para conseguirles visas humanitarias para que vengan a despedirla. Ellos están allá (en México) sufriendo, devastados por ella…”.

El padre de la joven mencionó que desafortunadamente las leyes antiinmigrantes impidieron que personas con información cooperaran, “tenían miedo de hablar”, dijo. “Había gente indocumentada que tenía información y tenía miedo a hablar, me lo dijeron”, aseguró.

“Somos inmigrantes pero somos personas soñadoras. Venimos para darle una mejor vida a nuestros hijos. No le hacemos daño a nadie. Lamentablemente en este país hay gente mala que le quitaron la vida a mi hija”, indicó el padre de Marlen.

Pidió justicia. No estamos contra ellos (acusados), simplemente queremos que enfrenten la justicia. Que esto no quede impune”.

Recaudan fondos

La familia abrió una cuenta de recaudación de fondos para costear los gastos que enfrentan, en la página de Facebook de Raquel Urióstegui.

La Ley

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Arriaga