8 Trucos para leer a las personas que usan los adivinos y psíquicos
8 Trucos para leer a las personas que usan los adivinos y psíquicos

8 Trucos para leer a las personas que usan los adivinos y psíquicos

Si te topas con un buen psíquico o adivino que te cuenta toda tu vida, claro que te impresionas. Pero no necesariamente tiene que ver con algún milagro. ¡Lo que pasa es que eres muy crédulo!

Conoce los 8 trucos psicológicos de “lectura fría” que utilizan casi todos los “psíquicos” y “brujas”.

PUBLICIDAD PAGADA

8. Tanteando

Es un truco trillado, pero eficiente: tantear o escanear visualmente a una persona. Se trata de un análisis detallado del aspecto del otro que puede revelar muchas cosas sobre él (qué tan cara es su ropa, estilo, accesorios, conducta, dialecto y forma de hablar, por ejemplo). No le demos mucha importancia a este punto, es demasiado obvio. Pasemos al siguiente.

7. Efecto Forer

“Eres bastante autocrítico. Sientes que tienes mucho potencial desaprovechado. Tienes tus lados débiles, pero, en general, eres capaz de compensarlos. Te gustan los cambios periódicos y la variedad, las limitaciones te deprimen. Te enorgullece tu habilidad de pensar fuera de la caja y no tener prejuicios. En ocasiones eres una persona abierta y social y otras veces eres cerrado y te sientes escéptico. A veces dudas seriamente de si estás en el camino correcto. La seguridad en tu futuro es uno de los propósitos principales de tu vida”.

¿Hemos adivinado?

Te parece que te describe a ti, ¿verdad?

En realidad, solo se trata del efecto Forer.

Se trata de que las personas creen que tales descripciones de personalidad son acertadas si creen que fueron creadas específicamente para ellas. En realidad, son tan generalizadas y confusas que se pueden aplicar a muchas otras personas. La mayoría de los horóscopos se escriben precisamente usando este truco y muchos “psíquicos” dan consejos y descripciones basándose en este fenómeno. He aquí algunos ejemplos:

  • “Últimamente no te abandona la sensación de que estás a punto de cometer un error y no sabes qué decidir. Créeme, en este caso lo mejor sería escuchar tu intuición y tu corazón”.
  • “Tienes un enemigo oculto entre tus seres queridos. Tal vez ni siquiera te das cuenta de ello, pero tiene una gran influencia negativa en tu vida”.
  • “En general, eres una persona honesta y tienes tus principios, pero has tenido casos en que tuviste que olvidarte de tus ellos”.

Desafortunadamente, la mayoría de las personas se deja llevar por la autoridad y la voz mágica de estos psíquicos y adivinos y toman estas frases generales como una muestra de algo sobrenatural.

Mientras tanto, el psíquico promedio solo tiene que elegir el método que usará para “leer” a la persona. Por ejemplo, a través de las manos. Y las líneas de las manos no importan, solo importa una descripción media que se pueda aplicar a cualquiera y que tú creerías.

6. El efecto de Hans Inteligente

A finales del siglo XIX y a principios del XX, el matemático alemán Wilhelm von Osten tenía un caballo llamado Hans. Y, para sorpresa y asombro de todo el mundo, Hans resolvía problemas matemáticos tocando la respuesta correcta con su pie. ¡Qué milagro! ¿O no?

No. Gracias a la posterior investigación del psicólogo alemán Oskar Pfungst, se hizo evidente que el caballo no calculaba nada en su mente, sino leía pistas apenas perceptibles de la persona que le hacía la pregunta: cuando la cantidad de los toques se acercaba a la respuesta correcta, la persona que había hecho el interrogante se tensaba sin querer, y cuando el caballo llegaba al número correcto, la persona se relajaba. Y Hans dejaba de tocar.

Los psíquicos utilizan el mismo método. Por ejemplo, pueden decir: “En tu vida últimamente ha habido problemas con un ho… no, no, con una mujer”. Después de intentar decir la palabra “hombre”, un psíquico experimentado verá, al igual que Hans, por tu mirada, que no se trata de ningún hombre. Entonces, se trata de una mujer. Y así es como se pueden adivinar muchas cosas.

5. Probando con anzuelos

También pueden empezar a hacer preguntas que se formulan de tal manera que parezcan afirmaciones. Por ejemplo, el psíquico empieza:

—Veo que tienes problemas —y es lógico, porque si no los tuvieras, no irías a ver a ningún gitano ni brujo, ¿cierto?

—Sí.

—¿Están relacionados con tu vida amorosa? —Ya que no hay muchos ámbitos significantes en la vida, es fácil atinar.

—Sí.

Si el psíquico no adivina, esto no se verá como un error, porque no estaba afirmando nada. Solo se verá como una pregunta para poder “diagnosticarte” correctamente. En cualquier caso, ya te darás cuenta.

4. El truco “Eres el elegido, Neo”

Existe un truco que se da cuando el psíquico empieza a caerte bien y hace que le tengas toda la confianza, revelándote algo que ni siquiera tú mismo sabías de ti. Pero tal vez lo sospechabas. O quisieras sospecharlo. Por ejemplo, muchas personas estarían de acuerdo con las palabras: “Tienes un potencial increíble que no estás aprovechando, pero siempre has sospechado que ahí está”.

  • Nota: por supuesto que las revelaciones del tipo “Siempre supiste que eras una persona horrible” jamás serían usadas por ningún “psíquico” del mundo, ya que a la gente no le gusta escuchar cosas negativas.

3. Disparos al azar

El objetivo de este truco es nombrar todas las opciones posibles, porque alguna de ellas sí dará en el blanco. “¡Qué tontería!”, podrías pensar, pero cuando el psíquico empiece a “pensar en voz alta” sobre las opciones: “Veo a tu padre, no, a tu abuelo, no, no. Tu madre, no, tampoco. Ajá, veo a tu hermana”, en el momento en que dé con la opción adecuada, sin querer le dirás: “¡Cierto! ¡Es mi hermana!”, sorprendiéndote de cómo pudo haberlo sabido ese charlatán.

2. Atribuirse lo que le has dicho tú

Otra habilidad necesaria de cualquier psíquico es, al escuchar una afirmación de un cliente, decirle que ya lo sabía. Y hacerlo con un aire tan misterioso que el cliente crea que de verdad lo sabía. También los clarividentes adoran terminar las frases por sus clientes, aplicando la lógica, pero “emanando la magia”:

—Me gusta mi trabajo, pero…

—¿Pero sientes que algo no anda bien ahí?

—¡Exacto! ¡Parece que usted me entiende sin palabras!

Porque la persona que está completamente contenta con su trabajo, no iría con ningún psíquico para contarle sobre lo increíbles que son sus deberes. El mismo método de “terminar las frases” se aplica en caso de que exista agún error:

—Me gusta mi trabajo, pero…

—¿Pero sientes que algo no anda bien ahí?

—No, ahí todo está bien, pero mi esposa…

—Sientes que tu trabajo daña tu relación con tu esposa.

—¡Exacto! ¡Parece que usted me entiende sin palabras!

Así que no seas ingenuo. Solo se trata de lógica pura.

1. Evadir la reponsabilidad

Este es el truco más importante de todos. Para evitar el resultado tipo “eres un charlatán, regrésame mi dinero”, antes de hacerte alguna predicción, cualquier psíquico tiene la obligación (tácita, claro) de mencionarte que se trata de una materia muy fina de una realidad paralela, así que las imágenes que el Universo enviará a su mente (puede haber interferencias) pueden tener sentido diferente para cada persona. Por lo que “interprétalo tú mismo, porque solo tú sabes cómo son las cosas en realidad”.

¿Alguna vez has tenido experiencias con “predicciones” del futuro? ¿O tal vez en tu caso todo fue diferente? ¡Cuéntanos en los comentarios!

La Ley

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Arriaga